lunes, 19 de noviembre de 2012

Hasta luego Londres

Creo que esta sí fue la última visita a Londres de esta etapa… Tuvo gusto a despedida, y hasta me cuesta contarles qué anduvimos haciendo porque ni siquiera llevamos la cámara de fotos, como si quisiéramos reservar el viaje para nuestra intimidad.

Igual voy a compartir con ustedes la tarde de domingo que tuvimos para pasear, ya que llegamos domingo al mediodía y estuvimos hasta el miércoles a la tarde, Leo trabajando mucho y yo caminando por ahí y haciendo algunas compras. 

Nos alojamos muy cerquita de Trafalgar Square, desde la ventana de la habitación del hotel se veía un pedacito de la Galería Nacional. Como la vez que fui a visitarla Leo no me pudo acompañar, entramos en una visita fugaz para que él pueda ver los Girasoles de Van Gogh y una serie de pinturas de Monet inspiradas en sus jardines, que era lo que a mí más me había gustado y no quería dejar de perder la oportunidad de que él viera tan lindas obras. 

El Lobby del hotel



Feliz con mi tapado rojo, hasta que me dijeron que parecía un miembro de la guardia real


De todos los lugares que visitamos en Londres, nunca habíamos tenido chance de ir al Royal Albert Hall, el famoso teatro circular donde nos cansamos de ver en DVD los recitales de Adele y de The Killers. Cada visita que surgía a Londres, chequeábamos si había algo interesante para ir a ver pero nunca tuvimos suerte. Así que esta vez decidimos ir de visita, aunque sea sólo para ver la fachada. Tomamos el metro hasta South Kensington y caminamos, pasando por el museo de ciencias naturales que ya tenía instalada y funcionando una pista de patinaje sobre hielo divina. Toda la ciudad ya está decorada para la Navidad, y nos dio mucha nostalgia recordar el último año nuevo que pasamos allá. 





Seguimos caminando y llegamos al Royal Albert, lo rodeamos como si ya lo conociéramos de tanto verlo en video. Llegamos a una entrada que estaba abierta, y entramos a ver si había algún espectáculo. El teatro estaba siendo usado para una muestra anual de academias de danza, y en ese momento eran los ensayos. Corrían por el pasillo circular central muchas chicas a medio disfrazar, madres con perchas y profesoras con apuntes dando indicaciones y sincronizando turnos de ensayo. Y como si fuéramos invisibles, nosotros, mirando todo, asomándonos por cada puerta que daba al auditorio, esquivando disimuladamente la gente de la organización pasando de una puerta a otra y manteniéndonos en la sombra de las plateas mirando todo en un silencio cómplice que a la legua hacía notar que éramos unos colados. Vimos el techo adornado con esas raras formas circulares, las sillas tan lujosas y los palcos con esas decoraciones doradas. Y después nos fuimos, y a la salida sí nos preguntaron en la puerta a quién veníamos a ver, con qué grupo estábamos, y nosotros respondimos entre risas que sólo habíamos entrado a conocer el teatro jejejeje



De ahí nos fuimos caminando hasta Harrods, atravesando una zona residencial divina, con callecitas cortadas y angostitas y unas casas que se ven desde afuera muy acogedoras. Me hizo acordar a esta escena de la película Love Actually:



Cuando llegamos a Harrods a mí casi se me escapan los ojos de las órbitas viendo las vidrieras, habían dedicado cada una a una princesa o personaje famoso y todo estaba decorado con cosas de la tienda pero escenificando las historias… La Cenicienta tenía un vestido de seda celeste con brillos de Valentino y zapatitos “de cristal” de no me acuerdo qué otro diseñador famoso… y la capa de Caperucita Roja era un sueño!!! Lamenté no tener la cámara de fotos, igualmente había tanta gente en la vereda que hubiese sido imposible lograr una buena foto.



Cruzamos a un bar muy pituco, y degustamos un típico té inglés, con los infaltables scons con clotted cream y mermelada, y unas porciones de degustación de varias tortas de chocolate. Qué rico estuvo todo!!! Los scons estaban tibios y eran tan altos como muffins, y la clotted cream es una crema que se cocina lentamente hasta que se reduce tanto que queda con una consistencia de queso blanco o manteca blandita, una delicia total.



El resto del tiempo anduve de compras y caminando por el centro, y terminamos cenamos en Gauchos con Dimitris e Ilona para despedirnos de nuestro restaurante argentino favorito de Europa, ya pensando en que el próximo asado será en casa…


3 comentarios:

  1. Cheater!!!
    Bastante engañoso el video de Love Actually cuando comprobamos que esa escena está filmada en otro lugar... pero bue, sí, es un lugar que se parecía bastante a ese set.

    Volveremos volveremos, volveremos otra vez, volveremo´ a estar Londres y que suene el big ben (?). Maleeeesemo, ya sé.

    ResponderEliminar
  2. Pero dije: "me hizo acordar" y no mentí, porque me pasé esas cuadras diciendo, fue acá, seguro fue acá.... hasta que comprobamos que la peli había sido filmanda en Notting Hill :(

    ResponderEliminar
  3. Que lindo Londres!!!!!!! es una ciudad hermosa!!!!!
    Muy bien y muy lindo el tapado rojo, no se puede caminar por las calles de la ciudad sin uno de esos... ;) jejej
    Ya estan cerca del regreso a Buenos Aires! es increible todas las ciudades y personas que conocieron! se llevan grandes historias y experiencias!.
    Un beso grande a los dos!!!
    Nat

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...