viernes, 18 de mayo de 2012

Pifiamos

Siempre nos pasa que cuando vamos al mar buscamos una visita como opción a la playa porque nos aburre la rutina de pasar tardes enteras tirados al sol día tras día. Así como hay gente que disfruta estar tirada en una reposera horas sin otra cosa que hacer más que zambullirse y asolearse, hay otra como nosotros que si no estamos descubriendo lugares y caminando, recorriendo, buscando en el mapa y preguntando a los locales, no sentimos que estemos aprovechando el tiempo de vacaciones a pleno.

En este caso, esta opción era ir a conocer las ruinas de Pompeya, y pasar un rato en Nápoles aprovechando que es muy cerca. Y allá fuimos.

Las ruinas de Pompeya son increíbles. Mucho calor y poca sombra en todo el predio, que no es chico, la parte que se puede recorrer tiene aproximadamente 40 hectáreas. Como para ubicarnos en la historia, comento brevemente que Pompeya fue una ciudad que existía desde aproximadamente el siglo VII aC, y en el año 79 dC fue totalmente cubierta por las cenizas provenientes de la erupción del volcán Vesubio. Estuvo siglos cubierta de cenizas hasta que en el año 1748 fue redescubierta y se han realizado trabajos arqueológicos para su recuperación y estudio.




En el caso de nuestra visita, entramos por Porta Marina, donde alquilamos audioguías para conocer mejor el lugar. Recorrimos los lugares principales, como el foro, el anfiteatro, los templos de Vespasiano, Júpiter y Apolo, el foro triangular, la Villa del Misterio... Lo más lindo es caminar por las calles y plazas de la ciudad y tratar de imaginarse cómo en una época tan antigua, vivían en esas condiciones y en una ciudad con una traza no muy distinta a cualquier localidad fundada más recientemente. Lo menos lindo es que muchas de las casas que en la audioguía se explican ambiente por ambiente, están cerradas al público. Igual que el huerto de los fugitivos, que está bastante lejos de los atractivos principales y una vez hecha la caminata hasta ahí uno encuentra un cartel de obra con fecha de finalización prorrogada indefinidamente. Otra cosa que nos impresionó mucho son los “calcos” que son piezas de yeso que se hicieron utilizando como moldes los huecos que dejaron en las cenizas petrificadas los cuerpos de las víctimas una vez desintegrados por el pasar del tiempo. Se ven los cuerpos en las posiciones y con las expresiones y gestos en que fueron sorprendidos por la lluvia de cenizas, la verdad es impresionante.








Con mucha hambre, partimos pasado el mediodía a Nápoles. El único dato concreto que teníamos era que la mejor pizza se sirve en la “Pizzería De Michele”, conocida también porque sirvió de locación para la película “Comer, rezar, amar” así que fuimos directo hacia allí. Si el tránsito nos había parecido caótico, en Nápoles lo es aún más. Por suerte encontramos un lugar para estacionar no muy lejos de la pizzería, y cuando llegamos a la puerta había muchísima gente esperando para sentarse a degustar la bendita pizza. Nos asomamos al interior, vimos -aparte de la foto de Julia Roberts con los pizzeros- que era un local no muy grande con un horno trabajando a su máxima capacidad, y con mucha pena desistimos de esperar y nos fuimos a comer pizza al restaurante de enfrente. Por cierto era riquísima!!!



Y después fuimos a caminar por el centro, y tengo que decir que no encontramos nada de atractivo para rescatar. Como curiosidad les cuento que venden muchas cosas de Maradona, como la camiseta del Nápoles, pero el resto… Las calles son sucias, los edificios viejos y descuidados, todo amontonado, ropa tendida en todos los balcones, caos de tránsito y mal olor en todos lados. Una señora que caminaba con una bolsa de basura en la mano de repente salió corriendo el colectivo que se iba y tiró la bolsa a la calle sin dudar. Por un momento creímos que estábamos paseando por la zona incorrecta, pero el bus turístico que pasó varias veces confirmó que esos eran los lugares que había para ver, así que lamentablemente emprendimos el regreso antes de lo que hubiéramos querido.




Así fue que en búsqueda de aventuras encontramos el destino que menos nos gustó de todos los que visitamos hasta ahora… como decía Tusam: “Puede fallar”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...