miércoles, 30 de mayo de 2012

Los Ñoquis del 29

Este post está dedicado a mi mamá con mucho cariño.



No recuerdo desde cuándo cocino, pero sé con seguridad que es desde antes de alcanzar a la mesada. Mi mamá preparaba la comida y con mi hermana pululábamos por la cocina hasta que nos dejaba ayudarla con alguna cosa. Nos arrimaba una silla a la mesada para que arrodilladas desde ahí pasáramos las milanesas por pan rallado, pisáramos las papas para el puré, ralláramos el queso, armáramos las hamburguesas, batiéramos un bizcochuelo… Cuando estábamos de vacaciones en la escuela, cada tanto mamá nos hacía una masa dulce, nosotras cortábamos galletitas de diferentes formas y ella las horneaba para la hora de la merienda. La cocina era para nosotras un juego, como cuando jugábamos con las muñecas a la casita pero con ingredientes de verdad.

Ayer fue 29, día de ñoquis, y se me antojó prepararlos para la cena. Mientras los hacía me acordaba de todas esas cosas que les contaba, porque este plato también aparece en mis recuerdos de cuando era chiquita, no porque hiciéramos muy seguido sino porque el hecho de que salgan bien o no parecía ser una lotería. La mayoría de las veces salían riquísimos, pero hubo otras que terminamos comiendo un gran ñoqui con gusto a engrudo, sin entender por qué la masa se resistía a dejar de ser un chicle y dejarse estirar, cortar y enrular: que la papa era muy aguada, que el clima estaba muy húmedo, que no dejaste enfriar bien el puré antes de agregar la harina… Me acuerdo como si fuera ayer de un domingo en el que mi mamá invitó a mis tíos a comer ñoquis. A la hora de echarlos al agua, se habían quedado todos hechos un engrudo pegados al mantelito que mi mamá usaba exclusivamente para dejar orear las pastas. Cuestión que para resolver el almuerzo mi mamá rápidamente volvió a unir todo el bollo, le agregó más harina, y todos nos pusimos manos a la obra para estirar, cortar y pasar los ñoquis de vuelta, hasta mi tío colaboró!!!

Otra cosa que me acuerdo es la lucha con mi hermana por el pasa ñoquis. Vieron ese aparatito que sirve para darles esa forma tan particular? Es una especie de mini rampa de madera con muchas ranuritas que le imprimen rayas a los cubitos de masa y les da la forma con agujerito en el medio. Mi mamá tenía uno de la época en que se casó, y mi hermana y yo peleábamos por usarlo para pasar los ñoquis, porque la que no tenía en su poder el aparatito tenía que usar un tenedor para lograr el mismo efecto, y esto no tenía nada de divertido.

Cuando me mudé a mi propia casa, hace ya cinco años, mi tía Susana me regaló varios utensilios entre los que había un famoso pasa ñoquis de madera -igualito al de mi mamá- que sinceramente nunca usé. Es que mis comidas se reducían a platos fáciles y rápidos de preparar, recetas aptas para quien vuelve del trabajo a la hora de la cena. Y cada 29, llamaba por teléfono a mi mamá al pedido de los famosos ñoquis, para autoinvitarme a cenar a su casa este plato preparado por ella. No siempre mi mamá me dio el gusto, pero por suerte la mayoría accedió. Después se avivó y saben qué hizo? Me esperó con los ingredientes para que los prepare yo porque según ella a mí me salen mejor, trayendo a colación aquellas veces en que en vez de ñoquis comimos bolas de engrudo pegoteadas.

Cuestión que ayer, leyendo un blog de cocina de los que sigo, encontré una receta de ñoquis preparados con puré instantáneo, y me pareció tan fácil la receta que la preparé en el momento. Y mientras cocinaba me acordaba de mi mamá, anotando mentalmente los trucos que ahora yo le paso a ella: que los ñoquis se arman y cocinan en el momento porque si la masa reposa se ablanda, que se usan sólo yemas y no huevos, que con puré instantáneo salen mejor porque se prepara con menos líquido, que es más fácil armar los rollitos de masa partiendo de estirarla toda junta y cortarla en tiras… todo eso mientras armaba los ñoquis usando un tenedor: acá en Suiza no tengo pasa ñoquis!!!

Les dejo el link a la receta y las fotos del paso a paso.








7 comentarios:

  1. Gracias hija x este comentario maravilloso, lleno de tan lindos recuerdos y tan emosionante para mí. Aunq como vos decís los Ñoquis no son mi fuerte, siempre puse en la cocina todo mi empeño, eso viene de familia!!!! Y en este tiempo veo q a vos también te gusta, cosa q me hace muy feliz!!!!!! x supuesto q el domingo, "Ñoquis de la Chili". Te quiere mucho. Tu mamá.

    ResponderEliminar
  2. que lindo recuerdo celi , pero que lo pario me hiciste llorar jajja un besote y buen provecho gladys

    ResponderEliminar
  3. un sin número de paisajes bellísimos, relatos de un viaje mágico y único , ese que están transitando desde hace poco mas de un año, TODOS DIVINOS, que despiertan el interés de todo aquél que como yo somos fanáticos de conocer y descubrir nuevas culturas y geografias, pero sin lugar a dudas, y por lejos, este es el relato que MAS ME GUSTO, y las fotos que mas me llegaron al corazón y que por supuesto me hicieron llorar y comooooooooo!!!!!, NO ES PARA MENOS, encontré a la CELI, a esa niña (para esos familiares cercanos que la seguimos acunando -un poco desfasados en el tiempo. como tal), que siempre tuve curiosidad por lo que a nuestra familia tanto nos gusta y atrae que es la buena comida porque consideramos que en ellas confluyen gran parte de la esencia de nosotros, ya que somos herederas de un maestro que nos introdujo en este mundo y desparramó raíces entre los que tenemos la fortuna de llevar sus genes MI ABUELO, el TATA, DON PRUDENCIO GIGENA,
    así fue que CELI, fue la primera en recrear una de sus recetas mas representativas, LAS BOMBITAS DE CREMA, hoy llamadas de forma muy gourmet, PROFITEROLES, y fue CELI, la que un día se nos apareció con una TORRE DE BOMBITAS que ella solita había hecho y le salieron RIQUISIMAS, y así fue como se unió a esa cadena de mujeres que supimos interpretar y e hicimos propio ese adicción a la "cocina" evocando siempre a los que fueron nuestros maestros tan queridos.
    porque es la cocina el lugar donde uno se reencuentra con los afectos y encuentra ese espacio para homenajear a los seres que amamos rindiendo tributo a la vez a los que nos transmitieron sus conocimientos ...abuelo, abuela, mamá........
    Por eso Celi, ESTE es tu mejor relato, que sale muy adentro de tu corazón y demuestra que muy a pesar de las distancias tus raíces y sentimientos siguen bien aferrados a esta tierra del sur del mundo donde estamos esperándote para compartir nuestras recetas todos los que te queremos. TE FELICITO POR TUS ÑOQUIS!!! TU PRIMA KARINA

    ResponderEliminar
  4. Kari, cuando hago recetas de pastelería obviamente no puedo dejar de recordar al Tata!!! Sabes que las bombitas de crema ya no las hago porque dan muchísimo trabajo, pero ahora que me mandaste al frente no va a faltar el que me las pida :)

    Me alegro que les haya gustado el relato pero porfa no lloren! que traté de hacerlo lo más simpático y menos dramón posible jejeje Un beso grande

    ResponderEliminar
  5. jajajaa, todo bien Celi, lo que pasa es que a mi me resulta imposible hablar de mi abuelo y no emocionarme !!!; BESITOS Y FOTOS DE LAS BOMBITAS DE CREMA

    ResponderEliminar
  6. Que ricos ñoquis!!! qué ganas de hacer. A mí me encanta también hacerlos al pesto... qué rico!

    ResponderEliminar
  7. Hace varias horas que estoy viendo y leyendo cada viaje; con tu hermana, amigos, tios y los de ustedes dos, son fascinantes e imagino a tus niños
    ¡no desespereis! en el futuro viendo todo esto que estas editando y me produce
    felicidad. La gota de agua tenés que ampliarla y hacer un mural o un cuadrito.
    Y los ñoquis ¡¡¡¡¡¡ESPECTACULAAAAAARES!!!!!!imagino el sabor. Espero que esten bien y ya veo que disfrutan del tiempo libre.BESITOS, BESOS Y BESOTES.
    Los quiero mucho Susana (susanapiel, porsupuesto)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...