martes, 29 de mayo de 2012

Fin de semana largo

Ayer lunes fue feriado. Ni idea por qué, algo religioso llamado Lunes de Pentecostes pero muchos más detalles la verdad que no sé. A mí me alcanzó con saber que Leo no tenía que ir a trabar.

Y nosotros qué hicimos? Descansamos. Dormimos. Miramos series y películas. Y ayer fuimos a Yvoire aprovechando que el día estaba lindo.



Arranco por contarles que el viernes a la noche preparé unas empanadas para celebrar el 25 de mayo, este año me salieron mucho mejor que las del año pasado porque las tapas las amasé yo. Un laburito, pero valió la pena. Vinieron nuestros amigos Cata y Juan David con malbec bajo el brazo, así que tuvimos una fantástica cena criolla. Nos entretuvimos cantando, bailando y tomando hasta bien entrada la madrugada así que al otro día dormimos hasta tarde.

El sábado empezó a las dos de la tarde. Desayuno-almuerzo preparado por Leochu, antes de salir corriendo al supermercado porque de repente me di cuenta que no teníamos suficiente comida para el resto del fin de semana. Ir al super fue un bajón porque estaba más lleno de gente que nunca, potenciado todo por el lunes feriado (y de super cerrados) La idea era preparar una cena rica, así que compramos pescado que preparamos al horno con mucho limón y acompañamos con brócolis a la crema gratinados.

El domingo también nos levantamos tardísimo, y todo el día fue de fiaca. Jugué al sudoku hasta quedar bizca y ahí me dí cuenta que era buena idea salir a algún lado. Habíamos planeado ir al lago a “merencenar” unas chuletas con salsa barbacoa a la parrilla, así que preparamos todo y salimos justo cuando el tiempo se puso feo y unas cuantas gotas amenazaron con lluvia torrencial. Esperamos el colectivo el tiempo suficiente para desistir de la idea y volver a casa (obviamente al final no llovió) y cambiando de planes fuimos a cenar al Great Escape, un bar con una terraza enorme donde sirven bastante buena comida rápida.

Volvimos y nos quedamos dormidos viendo la entrega de los Martín Fierro. Me perdí la alfombra roja, y la entrega de premios la ví hasta la mitad más o menos, mientras Leo me leía una selección de twitts referentes al evento que nos hicieron reír muchísimo.

Y finalmente ayer salimos de paseo. Fuimos a Yvoire, el pueblito medieval francés al que había ido con mis tíos y valía la pena volver para que Leo lo conozca. A diferencia de mi primer paseo, había muchísima gente!!!

Caminamos por el pueblito, almorzamos, miramos todos los negocios de artesanías, tomamos heladito, caminamos por un sendero boscoso a orillas del lago, y volvimos a casa con un regalito: Un cuadro para nuestra casa de Banfield.














 Ah! Y también Leo se compró un gorrito en lo que ya es tradición de comienzo de verano.

3 comentarios:

  1. Que bueno que la hayan pasado lindo, Yvoire es tan tan hermoso, que vale la pena volver y por lo que veo se terminaron los tulipanes y comenzaron las flores de verano. Besos y subi a face mas fotitos. Cariños a los dos. La tia.

    ResponderEliminar
  2. Es super lindo Ivoire, me encanta el verde y las flores, ustedes estan cada dia mas hermosos, ja ja. Quiero saber que lleva el señor en el hombro. Besitos. Ali

    ResponderEliminar
  3. Ali: Lo que lleva el señor es una red con pescados, es un pescador!!!

    Tía: Me encantó volver a Yvoire con Leochu, pero es cierto que ya en esta época no hay tulipanes aunque sigue siendo hermoso el pueblito!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...