miércoles, 2 de mayo de 2012

El frío no se va

Después de más de una semana sin escribir, vuelvo al ruedo. No diría que fue una semana de descanso del blog porque estuve paseando mucho así que podría decirse que estuve “produciendo material” para tener qué contarles.

Finalmente, después de una ansiada espera, vinieron nuestros tíos Eva y Jorge de visita. Llegaron con muchos planes y deseos de visitar mil lugares, y luego de la correspondiente fondue de bienvenida y walking tour por el centro de Lausanne, ya estábamos listos para la aventura.


Nos fuimos a pasar el fin de semana a Chamonix, un pueblo francés muy cercano que se encuentra al pie del Mont Blanc, y donde el esquí y demás deportes de nieve son las actividades protagónicas. Apenas llegamos al hotel nos alegramos de escuchar que éste contaba con pileta climatizada, jacuzzi y sauna de uso libre, pero la alegría duró poco cuando nos dimos cuenta que ninguno había llevado su traje de baño.

Por recomendación de la recepcionista, aprovechamos que la mañana estaba soleada para ascender hasta Aiguille du Midi, el punto más alto al que se llega en un teleférico por demás empinado y desde donde se puede ver el Mont Blanc. El frío que hacía era terrible, por suerte teníamos ropa de abrigo que compartimos con nuestras visitas, que planearon un viaje primaveral y terminaron con equipos de nieve de pies a cabeza. La tía zafó con pantalón y botas que dejaron en casa las visitas invernales, y el tío –a riesgo de paspaduras- se puso unas medias térmicas mías… la magia de las nuevas telas elásticas y técnicas.







 Almorzamos allá arriba, en un comedor con una hermosa vista que a primera hora de la tarde se cubrió totalmente de nubes y nieve, así que bajamos y aprovechamos que teníamos un pase diario de ascensos para tomar el tren que lleva a la cueva de hielo. Admito que yo estaba bastante obsesionada con que quería tomar el trencito, así que me dí el gusto. El recorrido es en subida y atraviesa un bosque, en el que vimos un ciervo y me puse contenta de no ser la única en estallar en vítores ya que mi tía me acompañó con las exclamaciones de sorpresa y alegría.




 El tren llega hasta la estación Montenvers, donde se toma un teleférico en bajada hacia la superficie del glaciar “Mer de Glace” pero debido a que el glaciar está en retroceso, hay un gran tramo de escaleras hasta finalmente llegar al hielo. Es impresionante ver cómo bajó el nivel del glaciar a través de los años. En la piedra está indicado hasta dónde llegaba el hielo en años anteriores, haciéndose cada vez más rápido su retroceso y dando una evidencia irrefutable del calentamiento global. Se llega al glaciar, donde han hecho una cueva de hielo que sinceramente no me gustó mucho porque estaba toda cruzada de cables y con luces de led de colores que poco armonizaban con el lugar.



 Esa noche salimos a cenar e hicimos el descubrimiento gastronómico de la semana: El Tartiflette. Típico plato savoyardo, es una cazuela de papa, cebolla, panceta, crema y queso gratinado al horno que es un manjar. Y de postre, crepes variados.

A la mañana siguiente nos despertamos con una buena nevada, de esas de copos que son tan grandes que caen en cámara lenta. Parece que la nieve no se quiso quedar en lo alto de las montañas y bajó hasta el pueblo a cubrir todo de blanco. Y nosotros paseamos por el centro, los tíos aprovecharon las liquidaciones de temporada de ropa de montaña, y Leo tuvo la gran idea de pasar por Annecy en el camino de vuelta a Lausanne.




Annecy es otro pueblo francés muy cerca de Ginebra, y es muy lindo porque aparte de estar a orillas del lago, el río Thiou cruza el centro histórico regalando vistas hermosas. Hay muchos restaurantes donde se ofrecen platos típicos de la región, muchos negocios de souvenirs y artesanías, y no se puede dejar de pasar por el Castillo de Annecy, el Palacio de l’Isle y la Iglesia de San Mauricio.







Después de tan lindo paseo, volvimos a casa maravillados por los campos de colza al costado de la ruta, de un amarillo intenso, y nos dispusimos a descansar ya que nos esperaba una semana intensa de miniturismo que ya les voy a contar…

4 comentarios:

  1. hermoso tu relato celina como siempre... me encanto y esperando ver mas fotos hermosas te mando un besote grande y otro para el chu...

    ResponderEliminar
  2. gracias, ya iré subiendo más fotos y contando el resto de los paseos. Besos para vos!!! (que no me dejaste tu nombre)

    ResponderEliminar
  3. Celiii!!! que lindas fotos!!! que bueno que sigan las visitas... próximamente vamos a tener publicaciones con Flor y Cachin!!! :D
    Me quede preocupada por las instalaciones libres de pileta climatizada que quedaron sin utilizar... buuuuu
    Deberían vender trajes de baños en el hotel para estos casos...
    Esta es mi ultima publicacion con 29 añitos... ya me quedan horas de vida veinteañera...
    Te quiero muchooo!!!!
    Nat

    ResponderEliminar
  4. Si!!!! más visitas veraniegas vamos a tener, y bastante pronto!!!!!! Nos vemos en unos días del otro lado de la barrera de los treinta...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...