lunes, 16 de abril de 2012

Breves de Milán

Como ya les conté, en nuestro fin de semana largo de Pascua combinamos Praga con Milán. Si bien fuimos sólo por una cuestión de vuelos, lo cierto es que Milán es una ciudad que nos gustó mucho y que ofrece mucho más que shopping de lujo. Les cuento los lugares que visitamos.

El Duomo – La galería Vittorio Emanuele – La Piazza alla Scala

Estos lugares están en el centro neurálgico de la ciudad, y son los que conocí en mi primera y breve visita hace unos meses. Llegamos caminando desde la estación de tren y lo primero que vimos fue la Piazza alla Scala, una plaza muy bonita y no muy grande, con una fuente central que enmarca una estatua de Leonardo Da Vinci. Frente a la plaza, aparte del Teatro alla Scala, está el Palacio Marino que funciona como edificio de gobierno, y también una de las salidas de la galería Vittorio Emanuele. Cruzamos esta galería sin dejar de admirarla del techo al piso, y salimos por la entrada principal que da a la Piazza del Duomo y allá subimos. Recorrimos la terraza de esta inmensísima Catedral, y esta vez había mucha más gente que cuando subí con Ceci. También recorrimos las calles cercanas repletas de negocios, y aprovechamos para tomarnos unos heladitos que estaban riquísimos.










El Barrio Navigli

Es una zona donde se mantienen dos canales de los tantos que en algún momento recorrían la ciudad. Caminamos rodeando el Gran Canal, paseando entre tratorías, negocios de diseño, galerías de arte y vendedores callejeros.






El Barrio Brera

Dicen que es el Montmartre Milanes, porque hay muchos ateliers de artistas que se fueron instalando en esa zona. Visitamos la Academia de Arte, donde funciona una Pinacoteca y un jardín Botánico, y almorzamos en uno de los tantos restaurantes con mesitas en la vereda. Cerca de este barrio, recorrimos la Via Montenapoleone que es la calle que tiene los negocios de las marcas más exclusivas.






Los Jardines de Porta Venezzia

Es un espacio verde muy lindo y tranquilo, había mucha gente tomando sol y jugando a la pelota. Lo más divertido fue que en el camino hacia allá, cruzamos un mercado callejero de lo más variado y divertido. Toda la gente gritaba y se reía, y conversaba obviamente en italiano llenando el ambiente de una calidez familiar.





Castello Sforzesco

Es un castillo que se mantiene rodeado de un parque muy lindo. Se conservan varias torres y una parte fortificada. Recorrimos el patio central y la plaza frente a la puerta principal, atestada de gente alrededor de una fuente de agua, y de vendedores de carteras de imitación entre otras cosas. Lo más divertido de ir fue tomar el tranvía, que son vagones históricos, de madera y super pintorescos. Una señora charló todo el viaje conmigo sin hacer caso de que le aclaré que no entendía italiano, cosa que definitivamente no pasa en otro país de Europa!!!







Y eso fue todo!!! Nos tomamos el tren de vuelta a Lausanne, y no puedo de dejar de decir que la estación Milano Central es hermosa!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...