miércoles, 11 de enero de 2012

Una línea no tan imaginaria

Después de casi una hora de viaje en ferry desde el centro de Londres, se llega a Greenwich. El viaje es muy lindo porque saliendo desde el Puente de Westminster, donde está el Big Ben, se recorre toda la parte del centro de Londres cruzando el Waterloo Bridge, Millennium Bridge, London Bridge, Tower Bridge, y otros puentes pintorescos y no tanto. Durante el viaje el capitán del barco va relatando de qué se tratan los edificios que se ven desde el río y un poco de la historia de la ciudad. 





Cuando llegamos a Greenwich, nos encontramos con que toda la parte del puerto está en renovación esperando los Juegos Olímpicos. Así que una vez atravesada toda la obra, recién pudimos avistar la ciudad. El centro es muy pequeño y pintoresco. Aparte de la estación de tren, el edificio de gobierno y la iglesia, hay un mercado y muchos bares típicos ingleses.



También se puede visitar de forma gratuita la “Casa de la Reina”, que actualmente se utiliza para exponer cuadros, y el Museo Nacional Marítimo al que por falta de tiempo no pudimos ir.

Lo que se destaca es un parque enorme y hermoso que está lleno lomadas y caminos en subida y bajada. En la zona más alta del parque está el observatorio astronómico donde se fijó el Meridiano de Greenwich, que divide al mundo en oriente y occidente.




Otra vez me transporté mentalmente al secundario cuando aprendí que los meridianos son “líneas imaginarias” y por eso me causó gracia que en este lugar, la línea no es para nada imaginaria, sino que está bien marcadita en el piso y señalizada con carteles varios.




3 comentarios:

  1. Qué lindo Celi! es como ir conociendo todo con vos!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que loco estar en ese lugar que todos estudiamos en la primaria!!! breve pero muy lindo post!!!
    Voto por post más largos con lujos de detalles!!!
    Mil besos!!!!
    Nat

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...