jueves, 19 de enero de 2012

Día de trineo


El fin de semana pasado hizo un tiempo hermoso, temperaturas muy bajas pero un sol radiante que nos mantenía aclimatados y queriendo disfrutar el aire libre. Así que para aprovecharlo, fuimos a la montaña a dar nuestros primeros pasos como esquiadores. 




El sábado fuimos a Les Paccots y los planes nos salieron todos mal, porque no había cupo en la clase de esquí y no pudimos llegar a las pistas de principiantes por nuestra propia cuenta, así que sólo digamos que nos pegamos un par de porrazos y volvimos con el rabo entre las patas. (También les digo que mi estado de ánimo batió récord de mal humor) 

Pero el domingo nos desquitamos. Nos habían invitado a andar en trineo, y allá fuimos con un grupo bastante numeroso, a Les Diablerets.

Este centro de esquí queda a una hora y media desde Lausanne, fuimos en auto con amigos pero se puede llegar en tren. El pueblo es hermoso, todas cabañitas en la montaña cubiertas de nieve.




 En la base del cerro alquilan los trineos, que son de madera y son los únicos permitidos en la pista de trineo (no permiten tirarse con los de plástico que se usan para culipatín) Trineo en mano, hay que subir por aerosilla hasta arriba de todo y ahí comienza la pista, que es como una calle de nieve encajonada entre toda la nieve que hay en la montaña, que dicho sea de paso todos dicen que la temporada viene muy bien en cuanto a cantidad y calidad de nieve que tienen las pistas. Yo fui con la idea de ir rebotando y deslizándome un par de metros, caerme, retomar, y así sucesivamente….. así que mi sorpresa fue más que grata porque me encontré con una pista de trineos de más de 7 kilómetros de largo, y una vez que te tiras no frenas a menos que así lo quieras. En la pista cada tanto hay zonas de descanso, como para que uno pueda frenar tranquilo sin que otro trineo te pase por encima, y ahí frenábamos a tomarnos fotos, sacudirnos la nieve que nos iba salpicando, ajustarnos gorros y bufandas que en la velocidad volaban, y seguir viaje cuesta abajo. Y en la bajada enseguida uno aprende a controlar la dirección y la velocidad: si vas sentado vas rápido, pero si te recostas vas mucho más rápido!!! Y para doblar basta con clavar el talón en la nieve para el lado que se quiera doblar: clavo el talón derecho, doblo a la derecha; clavo el talón izquierdo, doblo a la izquierda; clavo los dos talones, freno. Y eso es todo!!!! Se llega abajo más rápido de lo que uno quisiera, y justo al lado del puestito que vende vino caliente. 






Demás está decir que volveremos por más. Y que se preparen nuestras visitas invernales porque tanto frío también tiene su lado bueno!!!

5 comentarios:

  1. Me hiciste morir de risa con este post!!! Geniallllll!!! Q lugar mas divinooo!
    Beso grande a los 2!!!

    ResponderEliminar
  2. hahaha! genial Celii!
    el prox. post será sobre lo bien q esquiamos! y los trineos como q me dieron ganas!! hay q llevar casco?

    ResponderEliminar
  3. Hola Sofi!!! tanto tiempo!!! qué lindo verte de nuevo por acá, besos para vos

    Ticks, no es obligatorio llevar casco, en el momento vemos!

    ResponderEliminar
  4. Me encanto!!!!! llegara la nieve hasta fines de abril????? Disfruten, disfruten, disfruten, los quiero la tia Eva

    ResponderEliminar
  5. BUENISIMA LA EXPLICACIÓN, ME ANIMERIA Y TODO. JAJA
    AHORA CUANDO DECIS, NOS AJUSTAMOS EL GORRO Y LA BUFANDA, ME PREGUNGO, DONDE ESTÁ EL GORRO DEL CHU? QUE NO LO VEO, ESE NENE ME HACE RENEGAR, NO HAY NADA QUE HACER. BESOS
    HA ME OLVIDABA, QUIERO VINO CALIENTE!!!!!
    ALI

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...