lunes, 25 de julio de 2011

Brujas

Sabíamos que este pequeño pueblo belga es bien conocido turísticamente, y allá fuimos. Este fin de semana descubrimos por qué es tan mágico este lugar, por qué deslumbra a sus visitantes…

No fue fácil llegar. Bah, tampoco fue una travesía imposible, pero el tema es que no hay aeropuerto en Brujas, hay que tomar un tren en Bruselas. El viernes nos acostamos tardísimo, así que tuvimos algo más de 2 horas de sueño y partimos. El aeropuerto de Bruselas nos sorprendió por lo grande que es, tuvimos que caminar un montón. Tomamos un tren desde el aeropuerto hasta la estación Bruselas Midi, y ahí hicimos cambio de tren hasta Brujas. En total tuvimos algo así como dos horas de viaje desde el aeropuerto hasta Brujas, y un costo de 25 EUR cada uno ida y vuelta.

En Brujas nos alojamos en el Snuffel Hostel. Si no fuera porque para ir al baño había que atravesar el bar de la recepción y también cruzar un pequeño patio, y que aparte para llegar a la habitación que estaba en un primer piso había que subir por una escalerita caracol imposible para quien lleva una valija mediana, hubiera estado bien. Compartimos habitación con madre e hijo rumanos, que nos contaron que el domingo tenían pensado alquilar bicicletas para hacer 30 Km hasta las playas del Mar del Norte (La verdad me sorprendió porque no tenía en cuenta que Brujas estaba tan cerca de la costa)

Son varias las atracciones turísticas con que cuenta este pueblo medieval rodeado y atravesado por varios canales (por lo que también se la conoce como “La Venecia del Norte”), pero la verdad que estar ahí y perderse por cualquiera de sus callecitas ya es simplemente hermoso. Nosotros hicimos las dos cosas, visitamos lo más típico y también alquilamos bicicletas y paseamos por todos lados!

La plaza principal se llama Markt, y está rodeada de las más pintorescas casitas típicas de Brujas, las cuales son restaurantes y algunas hoteles. Aquí también se encuentra el campanario, al que se puede subir abonando una entrada de 8 EUR. Para eso hay que vencer 366 escalones, que arrancan como una escalera de piedra y terminan en una escalerita caracol de madera super angosta y empinada. Arriba de todo se puede observar el campanario y un carrillón que toca todo el tiempo, ya que ahí arriba hay una persona que lo hace funcionar a través de una especie de piano pero cuyas teclas se conectan con el mecanismo que mueve cada campana. Todo el día suena el carrillón y se lo escucha desde toda la zona céntrica. 

La famosa torre-campanario de Brujas



El reloj de la torre

Brujas desde el aire... en realidad desde lo alto de la torre 
Brujas en blanco y negro

Las típicas casitas de Brujas de fondo y @celinavb abrigada y al sol :D

El centro de Brujas en una hermosa panorámica


Caminando desde ahí por una callecita repleta de chocolaterías de ensueño se llega a la plaza Burg, rodeada de edificios históricos como el Palacio de Justicia, el ayuntamiento, y la Basílica de la Santa Sangre. En esta última, se encuentra un relicario que guarda gotas de la sangre de Cristo, y está expuesto a los fieles. Nosotros pudimos visitar la basílica el domingo, presenciamos los últimos minutos de misa, y cuando termina el cura recibe a los fieles que deseen pasar en fila para tocar y besar el relicario. No se puede tomar fotografías en el interior de la Basílica, pero aunque no se las pueda mostrar les cuento que es bellísima, no es muy grande, y es muy colorida porque está llena de pinturas muy hermosas. Algo que nos resultó curioso es que en vez de los típicos bancos largos de madera tiene sillas.

Chocolate belga por todas las calles de Brujas, en formas y gustos bastante originales

Una de las más lindas chocolaterías de Brujas... escondido en la panorámica está @leochu je

Las típicas casitas de Brujas en formato lata de chocolates


También visitamos la Iglesia de Nuestra Señora, cuyo campanario es el punto más alto de la ciudad, y es la segunda estructura de ladrillo más alta del mundo. Dentro de la iglesia se puede observar “La Madonna with child” que es una escultura de mármol realizada por Miguel Angel. (La iglesia se puede visitar gratuitamente, pero hay que pagar 4,50 EUR para acceder donde se encuentra la escultura)

Los hermosos canales de Brujas y turistas, mucho turistas en el bote. De fondo el campanario

El campanario desde la torre principal


Esos serían los tres puntos más importantes, aparte de los cuales visitamos el parque Minnewater, la fábrica de cerveza “De Halve Maan”, caminamos por las calles Winfjaard y Katelijne que es donde se hay muchos negocios de todo tipo, y recorrimos Herts Bergestraat y Rozenhoedkaai que son las calles que bordean uno de los canales y desde donde mejor se puede apreciar sus numerosos puentes.

Por los canales de Brujas

La foto casual de @leochu

El trípode justifica con creces el hecho de tener que llevarlo para todos lados cuando se trata de fotos de nosotros dos


El sábado a la noche salimos a cenar unos suculentos platos con los que entramos en calor, y unos postres que te quitaban el aliento de lo ricos que eran. Aprovechamos para probar varias de las cervezas típicas de Bélgica. Sólo en Brujas en el año 1546 había más de 30 fábricas de cerveza. Es increíble la cantidad de cervezas que ofrecen, en el bar al que fuimos contamos 66 variedades. Y me gustó mucho que cada cerveza cuenta con su propia copa. Cada cerveza nace no sólo con su propio sabor y aroma, sino también con un vaso o copa con diseño, forma, y decorado particular. Aunque con tantos tipos de cerveza distintos, es lógico pensar que algún sistema tenían que inventar para que el mozo sepa qué es lo que está llevando a la mesa!!!

Ay ay ay! Qué frío en la noche de Brujas... ideal para abrazarse :D

Noche + Brujas + el canal + una hermosa toma con la ayuda del trípode

Una de las taaaaaantas cervezas de Brujas. Todas las que probamos eran riquísimas!

El postre de @leochu. Prohibido comerlo hasta que saquemos la foto. Riquísima la torta de manzana!

Más cerveza en la caravana por los bares de Brujas


Me queda por contarles que el domingo, aprovechando que el tiempo estuvo más lindo, alquilamos bicicletas y anduvimos largo rato pedaleando. Nos perdimos por cada una de las calles de Brujas y, a riesgo de quedar como tontos, les cuento que es complicadísimo entender los mapas turísticos de esa ciudad. Lo lindo fue que descubrimos, fuera de la zona netamente turística, barrios residenciales que tenían casas tan pintorescas y características como las del pleno centro. Llegamos a bordear el canal exterior de la ciudad recorriendo la calle Kruisvest y pudiendo ver cuatro molinos de madera antiguos que parecían salidos de algún cuento.

El domingo recorrimos la ciudad en bici. @celinavb escapando de la foto...

En el molino!!! Uno de los cuatro que están en las afueras de Brujas

@leochu en bici


Y eso fue todo, nos tomamos una última cerveza en el bar del hostel y emprendimos el regreso a casa pensando que nuestra próxima visita por esos pagos sería en invierno.

Nota: Los pies de fotos son de @Leochu - Para mañana prometo video!

2 comentarios:

  1. Divino el comentario y las fotos!!!! dan ganas de estar ahi.... Besos. Eva

    ResponderEliminar
  2. Cel escribis tan bien que da mucho gusto leer tu blog!!! me encanto Brujas!!!!!! Sigo viajando con ustedes gracias a este blog, hermoso!!!!!

    Laura Himmel....etc

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...