lunes, 25 de julio de 2011

Brujas

Sabíamos que este pequeño pueblo belga es bien conocido turísticamente, y allá fuimos. Este fin de semana descubrimos por qué es tan mágico este lugar, por qué deslumbra a sus visitantes…

No fue fácil llegar. Bah, tampoco fue una travesía imposible, pero el tema es que no hay aeropuerto en Brujas, hay que tomar un tren en Bruselas. El viernes nos acostamos tardísimo, así que tuvimos algo más de 2 horas de sueño y partimos. El aeropuerto de Bruselas nos sorprendió por lo grande que es, tuvimos que caminar un montón. Tomamos un tren desde el aeropuerto hasta la estación Bruselas Midi, y ahí hicimos cambio de tren hasta Brujas. En total tuvimos algo así como dos horas de viaje desde el aeropuerto hasta Brujas, y un costo de 25 EUR cada uno ida y vuelta.

En Brujas nos alojamos en el Snuffel Hostel. Si no fuera porque para ir al baño había que atravesar el bar de la recepción y también cruzar un pequeño patio, y que aparte para llegar a la habitación que estaba en un primer piso había que subir por una escalerita caracol imposible para quien lleva una valija mediana, hubiera estado bien. Compartimos habitación con madre e hijo rumanos, que nos contaron que el domingo tenían pensado alquilar bicicletas para hacer 30 Km hasta las playas del Mar del Norte (La verdad me sorprendió porque no tenía en cuenta que Brujas estaba tan cerca de la costa)

Son varias las atracciones turísticas con que cuenta este pueblo medieval rodeado y atravesado por varios canales (por lo que también se la conoce como “La Venecia del Norte”), pero la verdad que estar ahí y perderse por cualquiera de sus callecitas ya es simplemente hermoso. Nosotros hicimos las dos cosas, visitamos lo más típico y también alquilamos bicicletas y paseamos por todos lados!

La plaza principal se llama Markt, y está rodeada de las más pintorescas casitas típicas de Brujas, las cuales son restaurantes y algunas hoteles. Aquí también se encuentra el campanario, al que se puede subir abonando una entrada de 8 EUR. Para eso hay que vencer 366 escalones, que arrancan como una escalera de piedra y terminan en una escalerita caracol de madera super angosta y empinada. Arriba de todo se puede observar el campanario y un carrillón que toca todo el tiempo, ya que ahí arriba hay una persona que lo hace funcionar a través de una especie de piano pero cuyas teclas se conectan con el mecanismo que mueve cada campana. Todo el día suena el carrillón y se lo escucha desde toda la zona céntrica. 

La famosa torre-campanario de Brujas

miércoles, 20 de julio de 2011

Feliz día del amigo

Empecé a escribir este post mil veces y no logro evitar caer en una seguidilla de frases trilladas respecto de la amistad, así que desisto… un blog no es el medio más personalizado del mundo para saludar a mis amigos como se lo merecen.

Sepan que estoy feliz de contar con los mejores amigos del mundo (Caí nomas en la frase de señalador)



¡¡¡LOS QUIERO!!!


lunes, 18 de julio de 2011

Gurtenfestival 2011

Creo que no faltó nada para que este fin de semana fuera épico… 

Por dónde empezar a contarles! Todo estuvo buenísimo, empezando por pasar la noche en carpa en el Sleeping Zone (Gracias a Nahuel por su ayuda para comprar los tickets!) hasta la ubicación desde donde vimos cada show.

Déjenme contarles por partes:

El Gurtenfestival arrancó el jueves, y nosotros fuimos sólo sábado y domingo, así que cuando llegamos con nuestra carpa al hombro la zona de camping estaba repleta por la gente que durmió las tres noches ahí. Armamos la nuestra en el lugar mejorcito que encontramos, pensando que aunque el terreno estuviera un poco inclinado en esa parte no iba a ser demasiado molesto… Cuestión que adentro de la carpa las bolsas de dormir resbalaban hacia el rincón más bajo, así que nos pasamos la noche trepando cual orugas hasta la parte alta para al rato estar de nuevo ovillados en el fondo de la carpa.

El Sleeping Zone contaba con un bar 24 hs, baños y duchas, canillas con agua potable, un living con metegol y almohadones para tirarse a descansar, una peluquería, y lo mejor: una vista increíble hacia la ciudad de Berna, ya que el festival se hace en la cima de una zona elevada a la cual se llega en funicular.



El festival tenía tres escenarios: uno principal, y dos más pequeños. También tenía muchísimos stands de los sponsors, de los cuales los más importantes también tenían bandas en vivo y DJ sets. El line up estaba organizado como para que los shows del escenario principal no se superpusieran con los otros de los escenarios menores, todo de acuerdo a la puntualidad suiza. No hubo horario sin nada para hacer, había música y bandas las 24 hs.




También una importantísima relevancia tenían los puestos de comida y bebida: Había comida típica suiza, fast food, comida mexicana, china, india, y crepes.  También había varios puestos de Swiss Milk donde vendían leche, yogurth, y ellos ofrecían una vianda de desayuno para los que acampábamos que te llevaban a tu carpa si querías. Había otros puestos de helado, café, y uno de ensaladas y frutas que ofrecía unas porciones de sandía que fueron furor.  En cuanto a bebidas, era genial que por todos lados había canillas de agua potable y todos recargábamos nuestras botellas para saciar la sed gratuitamente. Por supuesto la cerveza era furor ¡cómo toman!!!!! Así y todo no vimos gente en estado deplorable de borrachera. Estaba bueno que uno compraba la comida y había una carpa enorme con mesas y bancos donde sentarse a comer tipo comedor popular. Muy buena onda!!! Lo que no nos gustó fue que por todo plato y vaso que te daban te cobraban un franco, que te regresaban cuando devolvías el plato o vaso. Lo que era muy molesto era que la cola para devolver el platito era bastante larga, el plato en cuestión era una porquería descartable de cartón y el hecho de devolverlo al puesto me daba la impresión de que le daban el mismo plato al que pedía después… Había gente que se dedicaba a juntar platos y vasos de los tachos de basura para juntarse unos mangos…






También había una zona tipo feria con locales que vendían de todo: ropa, ojotas, botas de lluvia, aros, pulseras, etc.



Otra cosa que nos maravilló fue la cantidad de merchandising que regalaban. El sábado hizo calor y hubo un sol radiante, y regalaban anteojos de sol, gorros varios y bronceador (que la pobre promotora se encargaba a desparramar por la espalda a quien lo necesite, pibes chivados inclusive); y el domingo que llovió a cántaros regalaban pilotos. También nos dieron encendedores y ceniceros individuales con tapa para que no tiren las colillas al piso, unas manoplas gigantes, pins, un kit de gel de ducha, tapones para los oídos, caramelos y preservativos. Esto no quitaba lugar a que vendieran remeras y otras cosas del festival, nosotros nos compramos unos chops de acrílico con el logo muy copes, que te recargaban de cerveza y así evitabas pagar el franco de comisión por el vaso común.









Ah! un dato curioso: Para alivianar las filas en los baños de mujeres, había mingitorios femeninos para que con la ayuda de un artefacto descartable las chicas hiciéramos pis paradas. 



Y ahora sí, vamos a lo importante: los shows!!!

Arrancamos viendo a Jamie Cullum. Tal cual la descripción de Damianes, es un estilo Buble pero con onda. Cantó covers buenísimos, los que más me gustaron fueron un mash up de Single Ladies y Come Togheter, y Don’t stop the music. Muy simpático y gracioso, hizo muchos chistes, organizó un coro multitudinario con el público, muy divertido su show.



Continuamos con Kaiser Chiefs. El show estuvo muy bueno, lástima la poca onda del cantante, que se esfuerza por dársela de rockstar pero todo lo que hace lo hace ver ridículo y tontón. Los que más lo odiaron fueron los de seguridad, cuando bajó del escenario, atravesó las vallas y se trepó a una columna que sostenía el VIP para cantar colgado desde ahí. El hit Ruby fue lo mejor por lo menos para mí.







El plato fuerte de la jornada fue Jamiroquai, que cantó lo más popular de su repertorio, se quejó durante todo el show de que le suban el volumen a su micrófono y bajó a saludar al público así que como estábamos delante de todo juro que pudimos darle la mano y balbucearle Jay hey Jay hey, hey, you’re the best! (or something like that). De esto no hay fotos decentes, así que crean en mi palabra!!! Lo malo es que la gente tenía menos onda que una escuadra, sólo levantaban los brazos y aplaudían, yo y una chica de al lado mío éramos de las pocas que saltábamos como locas (y un par de minitas subidas a los hombros de alguien)




Terminamos la noche viendo a The Ting Tings (que cerraron el sábado porque a último momento canceló Plan B) y bailamos como locos al ritmo frenético de sus canciones. Toda la onda puesta en el escenario que como era cerrado tipo carpa hacía que las luces lucieran aún más impresionantes!!! Leochu dijo: “Cuanto rock tiene esa mina” y no quedan más palabras que agregar.



El domingo (desde la madrugada) nos regaló toda su lluvia que coloreó todo de un marrón barro inigualable. Ah! buen momento para recordar que nosotros dormimos en carpa.

Calle 13 la rompió. Es cierto que al tocar en el único escenario techado corrían con ventaja, pero la verdad es que son pura garra y contagian su energía, imposible no bailar. Muchos latinos haciendo notar su presencia y muchos alemanes intentando corear en español e intentando bailar moviendo las caderas sin ningún buen resultado.  Lo malo de Calle 13 es que arrancó muy demorado, más de media hora más tarde de la anunciada en el lineup. Estando tan cerca del escenario veíamos a los organizadores que se agarraban la cabeza (muy suizos ellos) y al staff de la banda queriendo justificar la demora. Nos tuvimos que ir antes del final porque por la demora se superpuso con The National.



The National tocó en el peor momento de lluvia y así y todo el show fue buenísimo! La gente acompañó fielmente a la banda. Había unos con la bandera de Ohio (de donde es originario el grupo) y Matt, el cantante, bajó llevando la botella de vino que estaba tomando y atravesó el público hasta llegar al dueño de la bandera y regalársela. Otro momento que no sólo odiaron los de seguridad, sino también los de sonido (o la parte técnica) porque bajó micrófono (de los no inalámbricos) en mano, así que toda la gente ayudó a tirar el cable por sobre sus cabezas.




Y por último vimos a Arctic Monkeys que se tocaron todo, pese a que por problemas de sonido interrumpieron varias veces el show. El público bastante flojo, mucha gente se fue antes del final… y no sé qué mas agregar!!!! Según el Chu, tienen una gran deuda pendiente que es tocar Fake Tales of San Francisco (un hitazo que por algún motivo dejaron fuera de la lista).



Fue una de esas cosas que quedarán para la historia, para rememorar dentro de muchos años: la vez que fuimos a un festival de música europeo… Contabilizamos 7 shows en 32 horas y te lo resumo en 6 minutos en este video:


viernes, 15 de julio de 2011

Resumen de la semana

Esta semana estuve de acá para allá así que llegó el viernes y me di cuenta que no les había contado nada, así que bueno, resumo un poco lo que estuve haciendo estos días.

Toda la semana en Lausanne se realizó la Gymnaestrada, que es un encuentro de gimnasia deportiva en el cual participan equipos de todas partes del mundo. Había eventos privados, los más importantes se realizaron en el estadio Olímpico (Para los que no lo saben, Lausanne es la sede del Comité Olímpico), pero hubo muchas demostraciones e incluso instancias de categorías infantiles que se hicieron en la calle, en escenarios armados especialmente y de libre concurrencia. Así que estuve mirando un poquito de estas demostraciones.

La ciudad estuvo bastante revolucionada porque los contingentes de gimnastas coparon las calles, los transporte públicos se vieron particularmente llenos, y la quietud suiza se vio interrumpida por gritos de arengas y cantos tipo Haka.



También esta semana empezó un curso gratuito de francés, que lo organiza la municipalidad al aire libre. Así que estamos participando en la medida en que el clima lo permite.

Pero quizá el evento de la semana fue el estreno de la última parte de Harry Potter. En realidad evento para mí, porque evidentemente acá le dan cero relevancia a este tipo de cosas. No parecen ser muy amantes del cine, no había ni un afiche de la película en toda la sala. Sólo en el cine “Pathé les Galeries”, que queda a 200 m. del gare, tienen funciones especiales en idioma original,  el resto de las películas las doblan al francés. Y lo que nos resultó curioso es que los subtítulos eran al mismo tiempo en alemán en el renglón de arriba, y en francés en el renglón de abajo. Fuimos ayer jueves, con entradas que compramos en la preventa el fin de semana pasado, asumiendo que los jueves son los días de estreno, y caímos en la cuenta que ya estaba en cartel desde el miércoles…

La película me encantó!!! Me emocioné en varias partes, pero sin lugar a dudas la chica que estaba sentada al lado mío se emocionó más!!! Qué manera de llorar!!! Hasta le ofrecí un pañuelo cuando de reojo la ví limpiándose con un buzo jejejje Y ahora que ví toda la saga, si a alguien le interesa, le cuento que mi película favorita es la sexta, “The half blood prince”… y no quiero tirar spoilers así que de esta última no voy a decir nada.



Y por último les cuento que conocí a las esposas de dos compañeros de trabajo de Leo. Así que estuvimos reuniéndonos y conociéndonos un poco. Charlamos, compartimos datos, inquietudes, preocupaciones, recomendaciones turísticas, “cosas de chicas”… Me divertí mucho esta semana!!!

lunes, 11 de julio de 2011

Finde de descanso

Este fin de semana no hicimos más que descansar!!! Dormimos mucho, nos levantamos super tarde, cosa que hacía mucho que no hacíamos.

El viernes a la noche fuimos al festival de Jazz de Montreux, que de jazz no tenía nada. Mucha música, barras de tragos y demás bebidas, y puestitos de comida abarrotados como en todos los festivales a los que fuimos. 

El sábado quise ir a un supermercado que queda en las afueras de la ciudad, que se llama Aligro, que está bueno porque vende todo por packs o envases familiares, así que recurrimos a Mobility para hacer el trayecto hasta allá. Cuestión que había disponible un Smart y obvio elegimos ese auto que nos parecía super canchero (Diría Susana) y fuimos muy contentos en el autito de juguete, que la verdad parece un carrito de golf por cómo funciona.  Fue todo risas, hasta que hubo que cargar las cosas que habíamos comprado. O sea, un pack de coca, y ya no había lugar.






El resto del tiempo lo repartimos entre planificación de futuros viajes, y sesiones de chat con amigos varios. Hubo para todos los gustos: por Messenger con Cris y con Yani, por Skype con el Ticks y Naty, después con Ale y Fede, y hasta con padres y suegros que se habían reunido especialmente para la ocasión, y finalmente estrenamos el hangout de Google+ con Damianes y Paty, triangulando Buenos Aires – San Francisco – Lausanne en una misma comunicación.

En resumen, descanso total, necesario para encarar los fines de semana que se vienen…

jueves, 7 de julio de 2011

Pet Friendly

Algo me llamó mucho la atención de Lausanne, y es el lugar que ocupan las mascotas en la sociedad.

Si bien no soy amante de las mascotas (los que me conocen lo saben muy bien) entiendo que cualquier animalito que crece en una familia es parte de ese hogar, es un integrante más de esa familia. El tema es que siempre viví en un lugar donde tener una mascota implica responsabilidades que quien decide tenerla es quien decide tomarlas y es su propio juez en la materia. A ver si se entiende lo que quiero decir: Si quiero tener un perrito, compro o adopto uno, y me encargo de bañarlo, vacunarlo, alimentarlo, jugar, y llevarlo al veterinario si tiene algún problema. Pero nadie me exige ni controla que cumpla con cada una de esas responsabilidades de determinada forma. Pues bien, en Suiza hay toda una reglamentación sobre la materia, y quien se encarga de esta regulación es la BICan “Bureau d’Intégration Canine” que es una división municipal.

En primer lugar, cuando uno adopta una mascota, la adopta “legalmente”. Es decir, el animalito posee un documento de identidad donde figura quién es la persona responsable y adoptante, el dueño, bah!  Y ahora me voy a referir exclusivamente a los perritos, ya que sobre esta mascota es la que sé cómo es la cosa. Hay ciertas razas de perros, que requieren que sus dueños posean ciertas características biométricas. Por ejemplo, si quiero tener un Pitt Bulll o un Rottweiler, tengo que tener cierta altura y peso mínimos.

Una vez que la adopción está debidamente registrada y el perro documentado, el correspondiente dueño debe asistir a un curso obligatorio que consta de clases teóricas y de cuatro horas de práctica con el propio perrito. El curso se realiza en “escuelas”  y trata sobre biología, características de las distintas razas, nutrición, higiene, enfermedades comunes, qué hacer en caso de mordeduras, educación, trato y adiestramiento del perro (esta última parte es la que también consta de práctica)

Si uno adopta un segundo perro, se reconocen las clases teóricas ya realizadas pero se debe obligatoriamente cumplir con las horas prácticas. El curso es opcional para otros miembros de la familia, ya que la adopción de la mascota es unipersonal. (O sea que si por ejemplo nosotros quisiéramos tener un perro, y el que lo adopta es Leo, él debería realizar el curso obligatoriamente y para mí sería opcional)

Y por supuesto esto deriva en muchas consecuencias en la vida cotidiana, por ejemplo:

- Los bares y restaurantes reciben mascotas en las mesas de afuera, y acercan bebederos con agua para que mientras el dueño disfruta una cerveza o un café, el perro también pueda saciar su sed.

En la Fete de la Musique

- Los perros tienen permitido viajar en transporte público, siempre con una persona acompañante, y pagan un boleto especial que equivale a la mitad de la tarifa para las personas (el mismo boleto que paga un niño)

Pichicho esperando el colectivo

- Los negocios que no venden alimentos permiten ingresar con perros siempre que tengan su correa. Es muy común ver chicas revolviendo perchas con sus perritos en el bolso o con su correa.

- Los negocios que venden alimentos, como los supermercados, tienen en su mayoría un lugar en la entrada para atar los perros y que esperen mientras el dueño hace las compras. Algunos son bastante estrafalarios e incluyen bebederos y juguetes.

En el supermercado
- Los parques poseen carteles indicativos de acuerdo a si en cada zona permiten perros sueltos o es obligatorio el uso de correa. Y hay reglamentación que establece que en primavera y verano no se permiten perros sin correa en ningún área verde pública.

- En cada tacho de basura que hay en la ciudad, hay un dispenser de bolsitas para juntar la suciedad que dejan los perritos. NO SE VE “SUCIEDAD” NI POR CASUALIDAD, NI EN LA CALLE, NI EN LA PLAZA, NI EN UN CANTERO, NI EN NINGÚN LADO.

Y para terminar con mi informe perruno, les dejo una reflexión de Seinfeld que no pueden NI DEBEN perderse.



Agradecimiento especial a Mónica, mi compañera de charlas multilingües, por sus respuestas a mis interminables preguntas y por tomarse con humor mis reacciones de asombro.  

Más información haciendo click acá

lunes, 4 de julio de 2011

Bella Italia

Y llegó el momento en que finalmente conocimos Italia. Para ser honestos, siempre que imaginamos un viaje a Europa (un viaje de vacaciones, no como lo que estamos viviendo ahora) Italia nunca estuvo en la lista. No sé por qué, no nos llamó nunca la atención, o mejor dicho nos atraían otros lugares… Pero este fin de semana visitamos un lugar bien al norte de ese país, y, para ser honestos, fue el mejor viaje de fin de semana que hicimos desde que llegamos acá ¿Mejor que París? Si, mejor que París. ¿Mejor que la Barcelona de Gaudí? Sí, mejor que Barcelona… Así que trepa ahora al puesto número 1 del ranking propuesto por Leochu este bellísimo lugar: El Lago di Como.

Pero vamos por partes, porque hay mucho que contar. 

El viaje:
Partimos el viernes en auto alquilado, Leochu chocho al volante, y hasta la gallega del GPS parecía contenta. Seguimos sin chistar sus indicaciones, pero no nos mandó por la ruta que habíamos visto en el google maps que pasaba por Berna y Lucerna, sino que nos hizo tomar otro camino que era mucho más corto y directo. El tema es que ese camino atravesaba las montañas en vez de rodearlas… Atravesamos muchos pueblos evidentemente dedicados al turismo de invierno, porque se veían muchos hoteles y aerosillas, teleféricos y otros medios de elevación. La ruta subía tanto por la montaña, que de 26 pasamos a 10 grados! Y no sólo no había más vegetación sino que hasta vimos al costadito de la ruta ese hielo que alguna vez fue nieve y no llega a derretirse en todo el año… Así llegamos hasta Lugano, localidad que se encuentra en la zona italo-parlante de Suiza, casi en la frontera con Italia.

Click sobre las fotos para ampliar


El Hostel:
Como la idea original era hacer el viaje en tren, nos convenía hospedarnos en Suiza así que por eso optamos por dormir en Lugano, en el Hostel Montarina, para desde ahí ir a Italia. Fue nuestra primera experiencia en un hostel, compartiendo baño y habitación. Y como en la mayoría de las cosas encontramos pros y contras, porque así es la vida (?)

Pros: Era super limpio, la gente tenía muy buena onda, era muy barato, tenía muy buenas instalaciones (cocina super equipada, living room con tele, computadora, wifi, y heladera a disposición) y también tenía una pileta espectacular!!!

Contras: Nos tocaron las camas de arriba así que no disponíamos mucho del piso para dejar alguna cosa (como hacían los que dormían abajo) Había un solo baño para hombres y mujeres, con dos duchas y dos compartimentos con inodoros, lo que resultó insuficiente a la hora de bañarnos (habría 40 personas como mínimo)

Curiosidades incatalogables como pro o contra: Las habitaciones compartidas, en una de las cuales estábamos, tenían acceso directo desde la entrada del hotel, no hacía falta pasar por ninguna recepción, y la puerta estaba abierta las 24 hs. La gente es cero pudorosa así que vimos varios yendo al baño descalzos y en calzones sin ningún inconveniente, o cambiándose tranquilamente en la habitación (que insisto en que era mixta y en cada una había 16 camas)


Lugano:
En la ciudad de Lugano había un festival muy concurrido (posta!) así que mucho no estuvimos, sólo paseamos a la noche por la costanera, visitamos el parque cívico con picnic incluído, y recorrimos el centro histórico que tiene tan pintoresco.

Lago di Como:
Después de recorrer 30 km y cruzar la frontera hacia Italia, llegamos a este maravillosísimo lugar, un verdadero paraíso en la tierra. Tanto es así que George Clooney tiene una propiedad en la zona, que muy a mi pesar no encontramos jejeje. El lago tiene una forma de Y invertida, y la ciudad de cómo se encuentra en el extremo inferior de su brazo occidental. Rodeando el lago hay un camino por demás angosto y repleto de curvas y contracurvas, que va uniendo los distintos pueblos que se asientan en las orillas. Cada pueblo es un tesoro de casas, callecitas peatonales que se convierten en escaleras y en túneles y que desembocan en plazas o hasta en el mismo lago… Casas lujosamente recicladas y edificaciones cuasi abandonadas… todo pedía a gritos ser observado, fotografiado, tocado, vivido…








El sábado, cuando el sol del mediodía ya se hacía sentir bastante, encontramos un parque público que si no me equivoco esta apenas pasando Brienno, con una plataforma sobre el lago que invitaba a la zambullida así que no dudamos un instante y nos tiramos de cabeza. El agua estaba agradablemente fría y nos vino bien para refrescarnos. Y después seguimos viaje, y justo cuando ya teníamos mucha hambre cruzamos otro pueblo que se llama Argegno, con varios restaurantes típicos italianos así que comimos unos deliciosos paninis que nos costaron monedas. Comer en Italia es un placer, la comida es riquísima, y es mucho más barata que en Suiza. Continuamos nuestro recorrido hasta Menaggio, que se lo nota más grande y más turístico ya que cuenta con varios hoteles de distintas categorías, y regresamos a Lugano.




El domingo recorrimos la orilla opuesta a la que habíamos recorrido el día anterior, y llegamos hasta Bellagio, que es la localidad donde se unen los dos brazos del lago, y es muy pintoresca y muy linda para pasar el día. Almorzamos unas ricas pastas, caminamos buscando la casa de Clooney sin éxito y averiguando hospedaje para una próxima visita, pasamos la tarde tomando mate y viendo pasar barcos grandes y chiquitos, cruzamos con el auto en ferry a la orilla opuesta para evitar dar toda la vuelta al lago nuevamente, y emprendimos el regreso exhaustos y felices de haber vivido sin duda el mejor fin de semana de lo que va de esta aventura.









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...